Cines de Buenos Aires. Patrimonio del siglo XX

Esta exposición y el libro editados en 2010 fueron los primeros resultado de un trabajo de investigación iniciado en 2002, con la intención de subsanar ese vacío que existía en las referencias históricas de la arquitectura porteña dentro de la tipología de salas cinematográficas. Por eso, en momentos en que las pantallas de cine se tornan Imax y 3D, o las grandes salas sobreviven transformadas en centros de espectáculos musicales, que deben la subsistencia a auspiciantes y aún a costa de dejar de lado sus nombres centenarios, como el Ópera -denominación que viene desde 1872, con el primitivo teatro sobre la calle Corrientes-, se presentan aquí algunos ejemplos de los espacios dedicados al cine que tuvo Buenos Aires entre 1896 y el presente.

Durante ese lapso, existieron en Buenos Aires más de trescientas salas cinematográficas: algunas fueron exclusivas para la proyección de películas, otras se adaptaron a partir de edificios ya existentes -habitualmente teatros- y otras más alternaron la proyección con el género en vivo. Así, a lo largo de más de un siglo, el público porteño acompañó con entusiasmo todas las innovaciones en materia cinematográfica y concurrió con asiduidad tanto a los “palacios” para espectáculos como a los más pequeños cines de barrio, verdaderos centros sociales de su vida cotidiana.

Lejos de ser sólo una labor referencial sobre la cantidad y calidad de los cines porteños, aspiramos a mostrar las razones que establecen que estos espacios constituyen una parte importante del patrimonio arquitectónico del siglo XX. Una razón más para pensar en retomar su capacidad convocante y revalorizar su rol como centros sociales en comunidades o en sectores cuya identidad merece ser recuperada.

A partir de 2011 se ha encarado una investigación de mayor alcance que abarcará, dentro de la misma temática, el ámbito nacional reflejando las salas de cine que tuvo el país entre 1896 y 2010.

Cines de Buenos Aires.Patrimonio del siglo XX. Catálogo